APiscis

Piscis, los peces

 
 

Piscis
22 de febrero al 21 de marzo
Elemento: Agua

Habrás oído decir hasta el cansancio que los Piscis, a menos que se lo propongan firmemente y logren vencer su rechazo a la lucha competitiva, no suelen “triunfar” en la vida. Esto es verdad, pero sólo a medias. Si por triunfo entendemos una sólida cuenta bancaria, un coche nuevo cada tres años y un ascenso en la escala social, es probable que entre los triunfadores encuentres a pocos nativos de este signo (a menos que su pareja tenga dinero o que él reciba una herencia). Pero hay que tener en cuenta que no son éstos los bienes que más ambiciona un Piscis. Para él, en la mayoría de los casos, es mucho más importante tener una familia unida y feliz, tiempo libre para dedicar a sus sueños y la nobleza de sentimientos.

Si tiene dinero, fenomenal, disfruta tanto de las cosas buenas de la vida como los otros signos, pero si no lo tiene –y ahí radica la diferencia-, eso no empaña su capacidad de compresión, su brillante sentido del humor ni su imaginación resplandeciente. Conformista, dirán algunos,  y yo les responderé: en absoluto; es sabio, con la sabiduría de quien se adapta a lo que la vida le brinda y lo valora como nadie. ¿Quién como él, colma a su pareja de detalles delicados y románticos y se convierte en un ídolo para sus hijos, que lo adoran porque es paciente, divertido y cariñoso?

Poco ambicioso de reconocimientos mundanos, indiferente a las riquezas y al liderazgo, es dueño en cambio de un enorme talento artístico, de una sensibilidad fuera de lo común y de una intuición que, a poco que lo trates, te sorprenderá y hara que le tengas un profundo respeto. Si un Piscis te dice, como la cosa más natural del mundo, que ese día tengas cuidado con el coche. Escúchalo. O si le has comentado que piensas viajar a Barcelona en el puente de esa noche y él o ella sacude levemente la cabeza, viaja a la mañana siguiente: te evitarás problemas. No es de extrañar, por lo tanto, que de las filas de Piscis hayan salido el mayor número de poetas, pintores, músicos y aun místicos de la Historia.

Claro está que bien puede suceder que el dinero no le llegue a fin de mes, o que –poco previsor como es- se haya comprado esos discos compactos que tanta ilusión le hacían sin pensar primero en las cuentas de la luz y el gas o en el colegio de los niños. De acuerdo, esto puede ser un problema, pero, por favor, no lo critiques con dureza: lo único que conseguirás es que se sintiera herido y se escondiera bajo su caparazón, refugiándose en su mundo de ensueños. Estimúlalo para que pierda el miedo a la realidad y la afronte con mayor decisión, haciéndole sentir al mismo tiempo que tu amor y el respeto que le tienes no están en peligro. Esto ultimo resulta fundamental, porque es tremendamente sensible a las críticas.

A los Piscis les cuesta perseverar en lo que emprenden, no cabe duda, y pueden pecar de una cierta ingenuidad –producto de su honradez y buena fe –que los expone a ser explotados por signos más avispados y con los pies en la tierra. Cuando se dan cuenta, su decepción es mayúscula y parece que con la mirada –esa mirada inolvidable de los Piscis –te dijeran: “¿Te das cuenta de cuánta maldad y fealdad hay en el mundo? Decididamente, mis sueños son mejores.”

Tarot en Sabadell