ALibra

Libra, la balanza

 
 
Li

22 de Septiembre al 21 de Octubre
Elemento: Aire

Si quieres realmente disfrutar de los encantos y cualidades de un Libra –que son muchos-, no lo sometas nunca a la tortura de tener que decidir algo de inmediato. Esta sencilla operación tan natural para otros signos como respirar o beber agua, constituye para él un proceso lento y complicado en el que tiene que examinar a fondo todos los pros y los contras hasta sentir en su corazón que la balanza está equilibrada y que decisión es la justa.

Y cuando digo examinar a fondo, no es broma, te lo aseguro. Haz la prueba. Pregúntale a un nativo o nativa de este signo –que previamente te habrá conquistado con su deslumbrante sonrisa –que opina de la ayuda humanitaria a los pueblos necesitados de África o de la última película de Robert Redford. Comenzará diciendo: “Verás…, y a partir de ahí, agárrate y prepárate para escuchar toda una serie de argumentos con los que desmenuza el asunto en cuestión. Y si le presionas diciéndole: “Pero bueno, decídete, ¿estás a favor o en contra?, ¿te gustó o no?, obtendrás una de estas dos exasperantes respuestas: “Si, pero…” o “No, pero…”

¿Significa esto que los Libra no saben lo que quieren o no tienen claro cómo enfocar su vida? En absoluto. Buscan el amor, les gusta estar rodeados de objetos hermosos y de todas las comodidades imaginables, les pirran la buena ropa y los accesorios de calidad y son unos románticos incurables. Todo esto lo tienen muy claro. Lo que sucede es que no pueden tomar decisiones rápidas, y contra esto no intentes luchar, porque te estrellarás. Bajo sus facciones agradables y su innato poder de seducción se esconden una voluntad de hierro y una firmeza que sus enemigos no dudas en llamar terquedad.

Mil veces habrás leído o escuchado decir que es el signo del equilibrio –lo representa una balanza, ¿recuerdas?-, de la armonía de la dulzura, el amor y la belleza. Y lo es, sin duda, pero por favor, no te confundas y lo des por hecho desde el vamos. Libra tiende a la armonía y busca el equilibrio: si lo pillas a mitad de camino en esa búsqueda, puede parecerte brusco, contradictorio y malhumorado. Ten paciencia. Los encuentra, pero le lleva tiempo.

Regidos por Venus, el Amor-con mayúsculas, no se andan con chiquitas- es fundamental para los nacidos en Libra, hasta el punto de que si fundan una familia, rara vez los hijos pasarán al primer plano desplazando a uno de los cónyuges. Cuando se entregan se entregan, y colman a su pareja de toda la pasión y ternura imaginables. Los nativos de este signo presentan además una curiosa característica: los hombres –varoniles y conquistadores donde los haya- tienen algo de la suavidad y dulzura típicamente femeninas, y las mujeres –coquetas, siempre bien arregladas y pendientes de su imagen- pueden sorprenderte con un empuje y una fuerza de carácter que tú creías patrimonio exclusivo del sexo opuesto.

En materia de trabajo son igualmente sorprendentes. Tan pronto se concentran como locos en una tarea hasta que la terminan –y muy bien, porque son lúcidos y eficaces-, como caen en la mas escandalosa de las indolencias, soñando solamente con no hacer nada, ir de tiendas o mariposear de buenos restaurantes a espectáculos de moda. Eso sí, son básicamente honrados y buena gente en todos los sentidos, así que no temas que si andan escasos de dinero te lo pidan prestado o apelen a alguna treta dudosa para conseguirlo: se  ponen a trabajar y ya está.

Diplomáticos tolerantes y sociables, detestan la soledad, pero las multitudes desordenadas ofenden su elevado sentido estético. Si quieres conquistar su corazón regálales las corbatas y perfumes mas exquisitos que encuentren y dales a entender que comprendes su necesidad de belleza. Te lo agradecerán y harán de tu hogar una maravilla.

bra, la balanza